La banca comunitaria para ayudar a hacer sostenible la economía en Cataluña

Últimamente no paramos de escuchar las palabras “productos Km0”, “digitalización” y “sostenibilidad”. Pero, ¿que tienen que ver estas palabras con la economía en Cataluña? ¿Qué relación tiene la economía sostenible con las empresas catalanas y su camino para ayudar a los consumidores a escoger mejor los productos que escogen consumir?

 

El departamento de medio ambiente de la Generalitat de Catalunya, define los productos “km 0”, o “de proximidad”, como aquellos que se han producido a menos de 100 km de distancia, que son de temporada, son ecológicos (no usan productos químicos ni tampoco tóxicos en su elaboración) y al mismo tiempo protegen el medio ambiente. Como ya hemos experimentado en la covid-19, ha ayudado a acelerar y salir adelante diferentes iniciativas para ayudar a los pequeños productores agroalimentarios locales con la web Prodeca, una web promotora de alimentos catalanes. La web está organizada según las diferentes categorías de productos, al mismo tiempo, que territorialmente los agrupa por comarcas y con una sección especial de productos ecológicos.

Pero también ayuda a la sostenibilidad, el hecho que una empresa empiece un proceso de digitalización, por lo tanto, y mirando los datos durante el 2020, estas muestran que el 35% de las empresas catalanas se transformó digitalmente durante la pandemia, en aquel año. Los principales sectores que lo hicieron fueron los servicios, el comercio y la industria. Pero además, esto ha traído consecuencias positivas, pues la digitalización también las ha hecho mejorar en ahorro, eficiencia y productividad.

 

Pero lógicamente, la economía sostenible va más allá de consumir productos de proximidad y de digitalizar las empresas. La economía sostenible afecta a tres ámbitos diferentes, que son la parte social, económica y medioambiental, muy entrelazadas. Por la parte medioambiental, ayuda incrementar la concienciación, con campañas sociales que nos interpelen a todos y todas. Esto nos lleva a incitar la compra marcas respetuosas con el medio ambiente, apostar por el reciclaje, por el comercio justo y de segunda mano. Pero la economía está relacionada con la concienciación, pues también tiene consecuencias al fomentar el ahorro en los hogares y reducir el consumo de energía. De hecho en muchos casos, son las pequeñas medidas individuales las herramientas que sin hacer mucho ruido ni muy gastada, nos ayudan a contribuir en aquellos valores de consumo responsable que acaban ayudando a desarrollar una economía más sostenible por todo el mundo.

Las tendencias vienen hacia aquí y se observa en sectores concretos donde la tierra y los recursos naturales son empleados cada vez de manera más eficiente. Por ejemplo, el sector vitivinícola, que apuesta claramente en casa nuestra por la sostenibilidad. Para generar modelos de negocio que incorporen la economía circular, para reducir al máximo el derroche de recursos. Y en estos modelos, las propias instalaciones incorporan tecnología de aprovechamiento máximo de todo aquello que usan para generar sus productos. También los sectores de la construcción van evolucionando hacia modelos energéticamente responsables y esto liga con las personas que también buscan cada vez más opciones de este tipo. Al final, los clientes mueven a las empresas a evolucionar a medida que se van tomando conciencia individual.

 

Todas las acciones que como personas hagamos, como clientes escogemos tienen mucho impacto. De hecho, si miramos tendencias, cada vez más existe la economía del compartir. El hecho de compartir, alquilar, reutilizar, reparar y reciclar productos ya existentes para crear de nuevos, extendiendo así el ciclo de vida de los productos, y derrochando el mínimo posible. Usar más que no poseer, sería la máxima de todos estos movimientos y tendencias.

 

Y hay que ser muy conscientes que la economía sostenible no se consigue con el hecho de llenarnos con productos llenos de hashtags verdes en señal de compromiso con el planeta tierra. La base principal de cualquier acto humano es aprender de sus acciones y consecuencias. Nos hay que aprender a saber usar el agua que necesitamos, a no consumir más del que podamos, a ser razonables y elegir muy bien el producto que queremos comprar, tener interés en saber de donde viene aquella camiseta que tenemos en casa, la procedencia de aquella botella de vino o el consumo de aquel modelo de coche que nos queremos comprar. Sin ir más lejos, muchas familias están volviendo a un estilo de vida más natural y una economía sostenible adaptada a las necesidades actuales de la sociedad, tanto escogiendo la vida rural como mejorando la vida en las ciudades.

 

Nosotros, como nueva banca también queremos contribuir. Queremos fomentar la economía sostenible a partir de las necesidades reales y específicas de cada persona que vive en la comunidad, y que tiene sus circunstancias personales. Por lo tanto también queremos crear la sostenibilidad social. Muchas empresas parten de una economía sostenible sin pensar en los clientes, pero, es importante incorporar la vertiente de las personas, la social, para completar el concepto de economía sostenible, que es social, económica y ambiental. Nuestros clientes son el centro de toda la propuesta, y por tanto, hace falta que el que ofrecemos los ayude en sus finanzas, a escoger mejor sus opciones, en definitiva, a mejorar financiera y económicamente. Así, nos proponemos ayudar a nuestros clientes a elegir opciones más sostenibles y a enseñar como la economía de la abundancia deja participar a todo el mundo, desde la responsabilidad. Y lo haremos con transparencia y sencillez. Al final hace falta que la sostenibilidad tenga sentido desde la eficiencia económica, desde la responsabilidad individual y colectiva y desde la conciencia de que los recursos naturales hay que protegerlos y valorarlos.

Equip Editorial
  1. Esther Canovas says:

    Gracies, cal retornar al model on tot era mes natural, mes social i mes sostenible

  2. alicia Coiduras Charles says:

    M’agrada aprendre a usar no a posseir, que com a banc es vulgui ser sostenible des de l’eficiència econòmica i contribuir mitjançant la comunitat a ajudar aprendre de manera individual tot allò que farà l’economia més sostenible i a l’abast de tothom
    Gràcies Angel bon article

    • Carolina Rafales says:

      Gràcies a tu, Alícia! Ens alegra saber que opines com nosaltres!

      Hace 4 semanas
  3. Josep Gimbernat says:

    Sincerament, vist unes quantes experiències anteriors respecte a la banca ètica, desitjo i espero que el vostre projecte realment acabi sent el que dieu que voleu fer. Si es així compteu amb el meu recolzament.

    • Joan Benedicto says:

      Moltes gràcies pel suport Josep. Posarem esforç perquè aquest projecte surti bé!

      Hace 1 mes
  4. Enlil Orion Gonzalez Munzon says:
  5. Mercè Comas says:

    No te gaire a veure amb el banc en sí, però vull remarcar que si parlem de l’ economia del país, del conjunt de Catalunya, quan anem a gaudir dels meravellosos paratges que tenim, pensem que per a mantenir-los es necessita que les persones que viuen en els pobles es puguin guanyar la vida. Hi ha botigues que depenen del que hi comprem a molt estirar durant tres mesos, no només la verdura, el pa, la carn i els ous, sinó també els productes envasats. Cal comprar-los allà, no passar primer pel super i carregar el cotxe. No és economia digital, però sí de país. Descentrelitzem-lo, tots hi guanyarem. No tindrem productes ecològics ni km.0 si no hi ha pagesos. I no hi haurà pagesos si en eks pobles no hi ha serveis. I no hi haurà serveis si han de plegar perquè no es fan servir

    • David López says:

      A més, la qualitat dels productes que es venen en aquests pobles, no té res a veure, amb el que es pot comprar als grans establiments. És el gran valor afegit que tenen els productes, km 0.
      I una altra cosa afegiria, no es pot tenir una experiència completa del lloc que visitem, si no tastem la seva gastronomia o fem ús dels seus serveis.

      Hace 2 meses
  6. Vicente Amoretty Marquez says:

    Molt bon article Angel, crec que la conscienciació és l’objectiu prioritari per portar a bon port l’economia i sociabilitat de la nostra gent.

    • Miquel Àngel Burgos Fradeja says:

      I La Plaça és l’espai d’11Onze Banc per a fomentar aquesta conscienciació. Gràcies per formar-ne part!

      Hace 2 meses
  7. L11ms2021# Mayol Sànchez says:

    Bon article,cal que tots plegats ens mentalitzem per sumar i dur el Pais endavant

  8. Angel Arean says:

    Tant de bo! Arribeu en un moment estratègic. Estarem atents… 💪

    • Albert Chic Giménez says:

      Gràcies, Àngel! El teu comentari ens esperona a tirar endavant encara amb més entusiasme.

      Hace 2 meses
  9. Carolina Rafales says:
  10. Jordi Coll Planas says:

    La nova banca serà tot un èxit per la nostra societat

Deja una respuesta